miércoles, julio 25, 2007

Ardiente impaciencia. (o el Medievo esta que arde.)

Tenia pendiente publicar el relato del Medievo, conocido como “Ardiente impaciencia”, el cual escribí con cierta señorita, que como obtuve su permiso, publique la primera parte tambien. La historia es la siguiente: Satanás ha enviado a Ichinén y a Dollche Giska a una mazmorra en un desconocido castillo en algún lugar. Aun no saben donde están, ya que fueron teletransportados. Cuando el guerrero despierta, la mujer esta encadenada y el empieza a tener sensaciones extrañas y salvajes que esta mujer le despierta. Discuten y cuando parece que la charla se convertirá en riña, algo mas se despierta en esa mazmorra.
"El remolino de imagenes en mi cabeza se hacia más claro...¡¿Como demonios llege a esta celda y encadenada?!! murmure furiosa, me habia derrotado y de un solo maldito golpe...Mi frustración es cada vez mayor, ¿Por que me afectaba tanto su presencia?...
Observe como rondaba la celda, como un lobo enjaulado. Pero algo en sus movimientos, en su mirada cambio...como si me deseeara...
_Podrias dejar de mirarme y ayudarme un poco!!! no?!!!_ queje cansada, mantuve mi mirada desafiante esperando alguna reacción de heroe de cuarta.
_No, me gusta más asi_ contesto con voz ronca, sin darme tiempo a nada, me beso profudamente...lo mordi con rabia pero solo logre que aumentara la fuerza.
Quiero rechazarlo pero parte de mi desea que siga, me retorci para liberar mis piernas pero el guerrero las tenia sujetas con las suyas...La guerra comenzaba... Sonrei, "Tal vez no habia perdido, en más de un sentido" pense..."


Markesa Dollche Giska

Y esta es la parte que escribi yo:

“La bese, la agarre con fuerza pegando su cuerpo al mío. La bese? Como llegue a eso? Seguía besando y mordiendo sus labios como sediento en un manantial.
-Que me estas haciendo?-pregunte entre murmullos, mientras comía su boca.
-Me parece que el que esta haciendo algo sos vos, guerrero.-respondió ella irónicamente.
Ya no me importaba nada, sentía el lobo dentro de mi aullando y rugiendo, no había forma de detener lo que había iniciado. La agarre por las muñecas mientras la besaba furiosamente y ella respondía a su vez. Me así de las cadenas que las sostenían contra la pared de la mazmorra. Tanto nos agitamos que las saque de donde estaban empotradas.
-Que fuerza Ichinén! Tu furia interna te da una fuerza nueva que no te había visto.-
-Es que siempre mantengo el control de mi mismo.-
Me clavo los ojos, esos ojos profundos como el infinito, los mismos que me daban vértigo.
-Entonces soltate, perdé el control, quiero que lo hagas como un guerrero no como un campesino.-
-Siempre lo hago como lo que soy!-le respondí mientras la alzaba para alejarnos de la pared y recostarla en el medio de la celda. Éramos como dos animales salvajes enzarzados en una batalla de sudor y ardor. Me mordía, me arañaba la espalda, entre otras provocaciones mientras nos besábamos, quizás para provocarme, quizás para que la manejase. La agarre de las manos y la sujete. Evitando que siguiera con su plan de provocarme. Cuando me acerque a besarla, aun con las manos agarradas y las piernas inmovilizadas, me mordió. Cuando solté una mano, aprovecho para darme un golpe y sonreírme maliciosamente. Cosa que no me hacia mucha gracia. Se la devolví con fuerza, puso cara de perrita dolida por unos momentos, pero enseguida reacciono y su rebeldía volvía a dar sus frutos.
-No me gusta la violencia mezclada con el Eros.-le espete.
-Entonces deja de reprimirte y acepta la verdad.-respondió con una mirada llena de misterio.
-Que verdad?-
-Que me deseas.-
Me detuve un segundo, nuestras miradas unidas, buscando en mi interior.
-Si, es la verdad, te deseo. Mi cuerpo y ser entero clama por esto. Me despertás el deseo desde la primera vez que te vi, aunque mezclado con algo mas que se contradice con el ardor que siento ahora.-
-No me mires como enemiga, no me interesa serlo mas allá de una buena pelea.-
-Sigamos con esta clase de lucha.-finalice.
Nos revolcamos por el suelo de la celda, mis labios en su cuello, su uñas en mi espalda. El calor era insoportable, el sudor me recorría cada poro. Así fue como empecé a sacarme las ropas, a lo que Dollche me ayudo, arrancándola de cuajo. Prenda que se resistía, prenda rasgada. Le devolví el favor, haciendo lo propio y descorriendo su pollera. Me di cuenta que aun permanecía encadenada, tironee de las muñequeras, algo oxidadas que cedieron fácilmente. Notaba la mano de Sathanás en todo esto. Tengo fuerzas pero no tanta, a menos que Giska me despertara tantas cosas, como la fuerza de mil demonios. Ella misma pareció algo sorprendida por eso, o quizás impresionada, pero no perdió ni un segundo y siguió mordisqueando mi oreja. La subí arriba mío y gritamos al unísono al sentir el contacto con el otro. Movimientos acompasados, un ritmo salvaje como el del mar enfurecido con el acantilado. Rein Raus, gruñía, gemía, gritaba. Después de un rato así, hasta las rejas temblaban. El castillo debe estar abandonado o alguien ya hubiera escuchado el estruendo salvaje nuestro. La explosión culmine, fue algo que jamás había sentido en mi vida. Seria su naturaleza que obraba sobre el encuentro? Un demonio y un cazador demoníaco, que combinación explosiva. La misma que nos dejo agotados y sudorosos uno sobre el otro.
-Me despertaste cosas que siempre intente evitar, te odio por eso.-le murmure al oído.
-No lo parece Ichinén.-respondió sonriendo.
-No, no lo parece.-respondí, mirándola fijo antes de besarla.”


sir Darth Ichinén El Guerrero Oscuro.

Espero les haya gustado el relato y me dejen publicar la primera parte. La cuestión es que no la escribí yo y no quiero líos con los derechos de autor.
Fantasias pervertidas de ayer y hoy presentó...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esplendido relato, como todos los que tu sueles publicar, una deliciosa carga de erotismo, que abunda en cada palabra, cada letra llena de ese toque sensual y magnifico que rodean tus publicaciones... te felicito guerrero onirico por despertar el deseo de aquellas almas que se atreven a leer y apreciar tu blog, gracias por eso, por ser diferente y no tener tapujos, por apreciar el sexo como es, arte, expresion, belleza y pefeccion... personalmente te admiro, por como escribes por tus relatos, personalmente quisiera hacer parte de alguno de ellos, y vivir tus palabras cargadas de seduccion encarne propia... algun dia quiza, logre llevar acabo mi deseo, mientras seguire admirando tu blog y modificanso el mio... espero poder dejarte comentarios a menudo, un beso.

Ichinen dijo...

Me gustaria saber quien fue el que comento, ya que se parece demasiado el estilo de redaccion a algunas personas que conozco, gente que ya conocia este blog. Si es la que comento en el post anterior, pido que lo confirme. Uno a veces se olvida de certificar su identidad en el multiverso virtual.
Ichinén.

Anónimo dijo...

tienes razon, olvode por completo certificar mi identidad, y si confirmo que soy la que te escribio en el post anterior, como ya he dicho en un par de oportunidades anteriores, me encanta tu blog y el erotismo que le imprimes... un beso.

N...