jueves, septiembre 01, 2005

Sexcuestro.

Esa noche la secuestré, le dije que por esa noche seria solo mía. Le vende los ojos y le dije:-quiero que solo te concentres en lo que sentís, que la vista no te desoriente ni distraiga. La tenía como quería, esposada a la silla y con los ojos vendados. Que mas podía pedir en la vida? Bueno, siempre tuve mucha imaginación, algo se me ocurriría. Así como estaba, la utilice para hurgar por todo su cuerpo por sorpresa y con total impunidad. La rodeaba y me acercaba cual depredador en cacería. Así, le llene la boca y le impedí gritar pidiendo ayuda. Aunque se que lo que menos quería era pedir socorro. En esa fría noche de secuestro, la hice mía otra vez, era mi prisionera como ha sido mi esclava. Ahora soy el otro, con el que hace las cagadas, nada me calienta más que saber que solo conmigo tiene lo que no encuentra en otro lado.
Fantasias pervertidas de ayer y hoy presentó...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

cuando dices k le llenaste la boca .. que significa?

Ichinen dijo...

Vos que pensás? O te hago un dibujito también?